viernes, 21 de enero de 2011

Need a change.


Me iba a estallar la cabeza si no paraba un rato de estudiar (mañana tengo mi último examen). Como mis parones suelen ir para largo intenté estudiar lo máximo posible antes de hacer mi break. En el punto en el que ya no ves ni las letras, se te mezclan las frases, no distingues tu mano de tu pie y te empieza a salir humo por las orejas me detuve a pensar un momento en el porque de esta situación, y os diré algo, porque el ser humano no aprende.

A pesar de saber lo que hay que hacer, el ser humano es vago, acomodado y siempre lo dejamos todo para el final (¿o eso son solo los españoles? jaja). Aunque ya hallamos llegado al punto límite y lo hallamos superado con éxito por los pelos una vez, seguimos repitiendo nuestra conducta una y otra vez. Por algo se dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Bien, dos, tres y las que hagan falta porque no aprendemos.

Necesitamos un cambio, o mejor dicho, lo necesito yo. Y urgente. No es sano este comportamiento y ya no solo hablo dentro del campo del estudio, pues repetimos lo mismo una y otra vez en cualquier situación y caemos en lo mismo una vez tras otra.

¿Por qué creéis que ocurre? Puede que no seamos tan inteligentes como pensamos para ciertas cosas. Deberíamos educar nuestra mente para ayudarnos en ciertos aspectos en que fallamos.

Como os digo necesito un cambio. ¿Tendré la fuerza de voluntad necesaria? (ese es otro problema del ser humano jaja) Empezaré a pensar más en positivo, intentar estar al día... pero bueno, que tampoco tiene que ser drástico el cambio ¿no? Poco a poco que es más sano..

Tampoco hay que excederse ¿verdad? jajaja

lunes, 17 de enero de 2011

Lie to me.



Por fin he conseguido el libro que tanto llevaba buscando. En el que se basó la serie de televisión, Lie to me.

Para los que no la conozcan, Cal Lightman es un experto en engaños que creó su propia empresa privada que colabora con la policía en la resolución de casos. Debe detectar cuando un individuo miente y encontrar la verdad. Para ello realizó varios estudios sobre conducta humana y la comunicación sobretodo no verbal. Se trata de ver las micro expresiones que realiza la persona pues las palabras pueden mentir pero nuestros gestos nos delatan.

El libro al que me refiero es del Dr. Paul Ekman, titulado ¿Qué dice ese gesto?, aunque tenéis más como "What the face reveals". En él te enseñan las emociones básicas del ser humano y te muestra posibles expresiones faciales que apuntan a dicha emoción. No sólo hay micro expresiones pero es lo más difícil de detectar y lo que nos puede llevar a la verdad. ¿Cuántos reprimisteis una risa, o procurasteis que no se os notara un enfado? Todo ello se revela en la cara.
Estos temas me interesan y apasionan tanto que busqué como loca ese libro. Pero por fin es mío.


Sé que escribo poco, sobretodo ahora que con el plan bolonia nos han adelantado los exámenes a enero y estoy inmersa en una montaña de apuntes increíble. De todas maneras procuraré seguir escribiendo más a menudo pues
me encanta.
Ahora me he creado un twitter para poder estar al día de mis asuntos favoritos. No se aún muy bien como funciona o como usarlo, pero aprendo rápido y procuraré mantenerme y manteros al día.
(http://twitter.com/#!/soryalzola)
((http://www.youtube.com/watch?v=jXytQOkNaq4&feature=player_embedded))

jueves, 6 de enero de 2011

Sé Feliz.

Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo.
Sigmund Freud.

lunes, 3 de enero de 2011

Origen de....

El origen de las almas gemelas radica en Platón...
En la antigüedad él había postulado que nacemos con 4 brazos, 4 piernas y 2 caras...
Pero Zeus se sentía amenazado por su poder... y los partió por la mitad condenándonos a pasar la vida intentando completarnos.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Grey's Anatomy

Poca gente sabe que el ojo humano tiene un ángulo muerto en su campo de visión. Hay una parte del mundo ante la que somos literalmente ciegos. El problema está en que a veces el ángulo muerto nos oculta cosas que no deberíamos ignorar.

A veces los ángulos muertos nos permiten ser alegres. En el caso de los ángulos muertos quizá nuestro cerebro no se equivoca, quizá esté protegiéndonos.

sábado, 23 de enero de 2010

Los latidos del corazón.


Época de exámenes, nervios a flor de piel.

Cuatro latas de redbull sobre el escritorio y una minúscula gota de sudor deslizándose por la frente. Bolígrafos sin tapar, subrayadores fluorescentes y papeles hasta debajo de la mesa.

Y luego yo, en medio de todo eso, con la mirada vacía observando la imagen. Esas hojas interminables que se amontonan, moviéndose de un lado para otro.

Mis dedos sin sentido sostienen el bolígrafo negro con el que escribo.

Pero cuando alzo la vista, no hay nada, el papel continúa en blanco y yo más desesperada.

Cuento las horas que llevo y las que me quedan por pasar.

Me distraigo con un zumbido lejano. No reconozco el sonido. Es algo así como "pum pum...pum pum...”.

Pasa una hora, sigo escuchándolo pero muy bajito. Me concentro en el silencio de mi cuarto. Está cerca. Muy cerca. Quizá sea el reloj que se encuentra en el estante. No, eso no.

Parece que soy yo. Investigo, busco, pregunto. Todos me dicen que es mi corazón. Pero, ¿el corazón late? Nunca lo hubiera adivinado. ¿Cómo es eso? Solo encuentro respuestas biológicas. Complicadas.


Alguien me contó que era amor, pasión. Que era, vida.

- ¿Por qué lo escucho ahora?-- pregunté.

- Algo te hace vibrar. -- me contestó.

- Bueno, estoy nerviosa. Estoy de exámenes, ¿sabes?

- No... No... El corazón late por algo más profundo. Quizá ahora no lo entiendas, pero lo harás.

- ¿Cuándo? --me apresuré a preguntar ansiosa.

- Puede que ya lo sepas y no te des cuenta.

- ¿Cómo puede ser?

- Hay veces que no entendemos lo que nos ocurre. Los humanos preferimos a veces no hablar de las cosas pues supone mostrarnos vulnerables ante otra persona. Y peleamos. Peleamos y discutimos. Es tan difícil a veces decir lo que sentimos, lo que anhelamos, lo que soñamos o pensamos... que lo dejamos a un lado como si no ocurriese nada por no expresarnos. Pero si pasa. Recuerda siempre hablar las cosas, dejarte llevar. Suele ser difícil decir las cosas, pero más difícil es vivir con ello apartado. Los sentimientos. Acabas por desconocer que el corazón late.

- Entiendo.--dije con lágrimas en los ojos.

- Siempre aprovecha los momentos por que todo se acaba y puede que te arrepientas de no decir alguna vez lo que sientes.

- ¿Te ha pasado a ti?

- Por supuesto --dijo muy apenada-- Pero lo aprendí tarde. Concéntrate en el latido. Escúchalo atentamente. Verás qué hace latir tu corazón y comprenderás lo que te he explicado. Puede que sea la razón por la cual no te concentras.


Me miró con una sonrisa entrecortada con las lágrimas de sus mejillas. Sus ojos desprendían una dulzura que me relajó. Escuche durante horas el latir de mi corazón y ahora sí. Ahora comprendo porque dicen que es amor, que es pasión que es vida. Ahora lo entiendo todo.
Ahora sé que te quiero.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Relaciones Humanas

Como los erizos, los hombres un día sintieron frío. Y quisieron combatirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, como en los erizos.

"Somos como erizos en la noche. Tenemos frío y nos juntamos, pero nos pinchamos, entonces nos separamos, pero tenemos frío, así que nos juntamos, pero nos pinchamos, y nos separamos, pero volvemos a tener frío..."

Y así son las relaciones humanas :)